Pilates: Desde el principio con los principios

Hoy en día es habitual encontrarnos en nuestro gimnasio o centro deportivo alguna nueva tendencia de entrenamiento. Cada poco tiempo nos presentan nuevas actividades y las incluyen en nuestras rutinas, en definitiva, la tendencia es la innovación. Dentro de esta nueva filosofía en el mundo del deporte y la salud, nos encontramos con el Método Pilates. Una actividad que ya venimos realizando desde hace años y que quizás haya perdido ese aire innovador, pero ha conseguido hacerse un hueco en el sector y ya la percibimos como una disciplina habitual.

El Método Pilates es una actividad conocida por todo el mundo, ya seas practicante o no, pero, ¿Sabemos de verdad qué es y para lo que sirve? Es habitual que las respuestas a estas preguntas sean difíciles de contestar entre practicantes de la actividad, incluso la creencia de que el Pilates es una actividad parecida a otras como el streching y las clases de abdominales. Entonces, ¿Dónde está la diferencia? ¿Qué ofrece el Método Pilates frente a otras actividades?.

Para resolver estas cuestiones vamos a realizar un repaso de los aspectos fundamentales de este Método, obteniendo de este modo una visión del asunto que tenemos entre manos, y ofreciendo una mejor respuesta a las preguntas planteadas.

En primer lugar, debemos abordar la pregunta ¿Qué es el Método Pilates? El Método Pilates es un sistema de entrenamiento que trabaja cuerpo y mente de forma equilibrada, pero no es en ningún caso una disciplina deportiva. Puede ser utilizado como complemento a otros sistemas de entrenamiento (algunos equipos profesionales y deportistas de élite lo incluyen en sus preparaciones), puede ser utilizado en procesos readaptativos de lesiones o simplemente puede ser realizado como una actividad para encontrarnos más saludables y en forma.

La segunda pregunta que debemos resolver es ¿Qué trabajo con el Método Pilates? A través de su práctica trabajaremos cualidades físicas como la fuerza y flexibilidad, además mejoraremos cualidades del movimiento como son la coordinación y el equilibrio. Algunos de los beneficios que aporta la realización de esta actividad para nuestro día a día son:

  • Mejora la postura corporal.
  • Aumenta la movilidad de la columna vertebral.
  • Disminuye el dolor de espalda.
  • Activa la musculatura profunda.
  • Equilibra descompensaciones entre cadenas musculares.
  • Mejorar la capacidad de concentración.
  • Desarrolla una mejor conciencia corporal.
  • Nos enseña a relajarnos.
  • Mejora la conciliación del sueño.

Una vez realizado este repaso de los aspectos básicos de este sistema de entrenamiento, estamos en condiciones de afrontar la cuestión fundamental que hemos planteado en la primera parte de la lectura, ¿Qué ofrece el Método Pilates frente a otras actividades?. Con el paso de los años y la expansión de la actividad han ido surgiendo diferentes escuelas (Original Pilates, Stott Pilates, Body control, Polestar Pilates), pero en esencia, todas las escuelas respetan los principios que Joseph Pilates desarrolló, y que son la diferencia sustancial con otros sistemas de entrenamiento. Los beneficios que ofrece esta actividad están sujetos a la realización de los ejercicios respetando estos principios, que debemos entenderlos como un todo, ya que cada principio nos posibilita respetar el siguiente y así sucesivamente, pudiendo realizar los ejercicios de una forma “Pilates”.

pilates02

1. Concentración: Hay ocasiones durante la práctica de la actividad que es necesario realizar movimientos de manera simultánea con una coordinación determinada y el nivel de estímulos a los que se debe atender para realizar el ejercicio de forma correcta es elevado. Además, debemos tener en cuenta que el Método Pilates presta atención de manera significativa a la musculatura profunda. Esta musculatura en la mayoría de la gente está poco desarrollada y se tiene un bajo nivel de percepción sobre ella y sobre sus posibilidades de acción. Por lo tanto, para percibirla y activarla de manera correcta necesitaremos un gran nivel de concentración.

2. Control: En sus orígenes, la disciplina creada por Joseph Pilates se denominó, Contrology, o ciencia del control. Como hemos comentado anteriormente, uno de los aspectos transversales en la práctica del Método Pilates, son las sensaciones y percepciones que nos despierta su práctica, por ello, es fundamental realizar los ejercicios de una forma controlada, siendo nosotros los que controlamos el movimiento, no el movimiento el que nos controle a nosotros. Además, si realizamos la actividad de forma controlada, prestaremos atención a la seguridad en el desarrollo de la misma y reduciremos las posibles lesiones o efectos contraproducentes de la práctica de la actividad.

3. Precisión: siempre que realizamos esta actividad es necesario realizar los ejercicios de manera precisa, no vale realizarlos de cualquier manera. Cuando practicamos Pilates es necesario esforzarnos y aproximarnos dentro de nuestras posibilidades al ideal del ejercicio. Solamente de este modo, conseguiremos activar la musculatura adecuada en el momento preciso, obteniendo de este modo las coordinaciones y trabajos que nos proponemos.

4. Fluidez: dentro de esta disciplina no se conciben formas de trabajo “a tirones” . El movimiento del cuerpo de manera natural, como lo observamos en la naturaleza se caracteriza por ser libre, fluido y coordinado. Las acciones motrices aisladas no tienen sentido ni funcionalidad. Cuando practicamos Pilates es necesario respetar este principio que nos ofrece la naturaleza. Para realizar de forma adecuada los ejercicios es básico que exista coordinación entre los diferentes grupos musculares implicados y que las cadenas musculares estén coordinadas. Es como si escuchamos un grupo de música en el que cada artista toca su instrumento de forma acertada, pero no existe compas entre ellos, la clave está en el conjunto y no en cada una de las partes.

5. Centro: Joseph Pilates la denominó “PowerHouse” y en la actualidad a través de las nuevas tendencias de la actividad física se la denomina “Core”. El centro es la zona media del cuerpo, delimitada por la región abdominal y la zona lumbar en sentido anteroposterior y del diafragma y suelo pélvico en sentido superior e inferior. Esta región o centro está compuesta por una musculatura profunda y otra más superficial. El principio que enuncio Joseph Pilates defendía que la musculatura del centro es la encargada de mantener la postura, asegurar la estabilidad de la columna y a partir de ahí transferir las fuerzas del centro a nuestras extremidades. Los ejercicios tienen que nacer desde nuestro centro, que tenemos que percibir como el lugar desde donde nace la energía y desde el cual fluye hacia las extremidades en forma de movimiento. Este principio no se limita al ámbito de la actividad física, sino que debemos transferirlo a nuestra vida cotidiana. Uno de los objetivos del Pilates es la reeducación postural y la mejora en nuestros patrones de movimiento.

6. Respiración: La respiración en la práctica del Método Pilates es algo esencial, se trata de uno de sus atributos más reconocibles e identificativos. La diferencia entre realizar un ejercicio con la respiración adecuada o no, es como la noche y el día. Cada ejercicio tiene un patrón respiratorio determinado, que posibilita su realización. Una respiración adecuada eleva el nivel de la concentración, aumenta el control y la percepción sobre nuestro cuerpo, colabora en una mayor precisión en la ejecución de los ejercicios, garantiza la fluidez en nuestros movimientos y posibilita la formación de la energía necesaria en nuestro centro para la realización de los movimientos. Además, una respiración correcta mantiene el intercambio gaseoso de nuestro cuerpo y mantiene oxigenados nuestros músculos.

Todo esto no quiere decir que el Método Pilates sea una actividad rígida y conservadora, respetar estos principios no significa que nuestras posibilidades como instructores sean limitadas. Las ciencias aplicadas a la actividad física han ido evolucionando y nos han ido ofreciendo respuestas que en su momento no se tenían y algunos ejercicios del Método se han desechado y otros se han modificado con el paso de los años. Hoy en día, cualquier profesional de la actividad física y el deporte que se dedique a impartir clases del Método Pilates puede ser creativo, ya que además de incluir en sus sesiones ejercicios clásicos del método, introducir de igual manera ejercicios propios, modificaciones de ejercicios ya existentes, o cualquier aspecto que pueda enriquecer su actividad, siempre que respeten los principios enunciados por Joseph Pilates.

Texto de Francisco Castillo. Profesor de Pilates en el Centro Long Hu Alcalá

Horario de clases de Pilates en el Centro Long Hu:

Martes y jueves de 12 a 13h.

Lunes y miércoles de 20 a 21h. y de 21 a 22h.

Si te ha gustado, ¡ayúdanos a compartirlo!
Facebooktwitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies