Acupuntura durante el embarazo y el post-parto

La acupuntura es, sin duda, la técnica más popular en occidente englobada dentro de la Medicina Tradicional China. Entre sus muchas aplicaciones, se ha utilizado con notable éxito durante siglos para tratar o prevenir patologías que se presentan durante el embarazo y el postparto.

La razones de por qué elegir esta terapia para tratar los problemas durante el embarazo son muy sencillas: Las futuras madres son cada vez más reacias a tomar medicamentos durante el embarazo y la lactancia, algo totalmente lógico debido a los múltiples efectos secundarios y directos que pueden provocar en el bebé. De hecho, la ausencia de estos indeseables efectos secundarios en la acupuntura, es lo que hace a esta técnica ideal para esta etapa tan delicada.

A NIVEL PREVENTIVO

Lo realmente importante en esta Medicina es la prevención, y en el caso del embarazo, también se puede llevar a cabo unos meses antes de la concepción, centrándose los tratamientos en tratar de restablecer el equilibrio fisiológico, energético y mental de la paciente que acude a consulta. Es de suma importancia, especialmente para las madres, tonificar la sangre y la energía, pues es precisamente durante el embarazo lo que vamos a necesitar, mucha sangre y mucha energía.

Según la Medicina China, el órgano encargado de movilizar la sangre es el hígado así como el encargado de proporcionar sangre al útero, será por ello un órgano a tener en cuenta, sobre todo en lo que concierne a la mujer, pues son las que mes a mes, necesitan movilizar esa sangre durante la menstruación. Es por tanto imprescindible ver como son las menstruaciones de la paciente, y tratar de regularlas si existiera algún desequilibrio, ya sea en la regularidad, o el dolor. Es esencial corregir estos desarreglos, pues una mujer que se quede embarazada con desequilibrios crónicos tiene más posibilidades de sentirse mal durante la gestación debido la aparición de diferentes trastornos. Se añadirán a los tratamientos unos consejos básicos de alimentación para complementar y potencias las sesiones semanales de acupuntura.

Unos progenitores con hábitos de vida saludables y sanos, darán lugar a bebés sanos, así que, asegurar una salud óptima en los progenitores (en el caso de la madre antes y durante el embarazo) es fundamental para mejorar el crecimiento fetal, y minimizar el riesgo de patologías embriológicas.

Durante el embarazo se realizan sistemáticamente sin necesidad de que exista ningún problema, y de forma preventiva dos punturas: Una en el tercer mes y otra en el sexto, con la intención de filtrar enfermedades cromosómicas.

Dicen los textos antiguos: “Si se puntura en el tercer y sexto mes de embarazo determinados resonadores el niño nacerá sano y robusto, tendrá movimientos armónicos y será feliz”.

Es también importante el equilibrio mental, abordándose este aspecto durante las sesiones, pues las alteraciones emocionales, a menudo provocan desequilibrios en nuestro cuerpo, y , en concreto en lo que concierne a la Medicina China y el embarazo:

  • El miedo, hace que el Qi o energía disminuya, lo que podrá culminar en un aborto.
  • La ira estanca la energía del hígado, y todo lo relacionado con el movimiento de la sangre.
  • La tristeza afectará a nuestros pulmones, y por tanto a los procesos de intercambio gaseosos en la sangre y en su producción.
  • Las preocupaciones inhibirán que el Qi o energía fluya, afectando al bazo y estómago.

A NIVEL PATOLÓGICO

Los diferentes desequilibrios comúnmente tratados y conocidos por estudios y casos clínicos constatados podrían ser, entre otros:

  • Prevención de malformaciones congénitas durante el tercer y sexto mes del embarazo.
  • Corrección de las posiciones fetales abdominales.
  • Aplicación de anestesia por acupuntura a pacientes con toxemia de embarazo
  • Operación de cesárea bajo anestesia con acupuntura
  • Prevención de aborto
  • Inducción al parto con electro-acupuntura
  • Conversión de la presentación de nalgas del feto.
  • Tratamiento de la preeclampsia o hipertensión en embarazadas.
  • Tratamiento del aumento de glucosa en sangre en embarazadas.
  • Ciática y lumbalgia
  • Trastornos del apetito y nauseas en los primeros tres meses.
  • Trastornos en la lactancia. Hipogalactia.
  • Anemia
  • Hemorroides
  • Depresión posparto
  • Recuperación de episiotomía y suelo pélvico, etc….

¿CÓMO SE HACE UN TRATAMIENTO DE ACUPUNTURA?

Tras haber realizado un estudio exhaustivo del paciente, una historia clínica con un interrogatorio, y un principio terapéutico, normalmente los tratamientos se hacen semanales, salvo casos mas agudos en los que se podrían hacer punturas a días alternos, no obstante, es el profesional el que valora estos tratamientos después de haber hecho un diagnóstico y una diferenciación de síndromes y síntomas en el paciente.

Huelga decir que es más importante prevenir antes que curar, siendo muy importante hacer un tratamiento en la preconcepción, unos meses antes, para tener suficiente sangre y energía y suficiente equilibrio emocional para gestar a un bebé sano, en ambos progenitores.

Y, del mismo modo, se podrían tratar problemas de infertilidad… pero eso lo dejaremos para un próximo capítulo.

«La base de la supervivencia de la especie es la procreación y la adaptación de ésta al medio. La base para crear un mundo mejor empieza en el vientre materno».

Artículo de Laura Egea Polo

Si te ha gustado, ¡ayúdanos a compartirlo!
Facebooktwitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies